El chorrito de la ducha

Vivimos en una época extenuante, donde muchas veces debemos sacrificar nuestros placeres para sobrellevar una rutina llena de reuniones, trabajos y horarios que apenas nos permiten cubrir nuestras necesidades básicas, especialmente en épocas de estrés como los cierres de semestre o fines de año. Sin embargo, hay pequeños goces que podemos incorporar a nuestro día a día y que no nos desvían de nuestras obligaciones e incluso, pueden ayudarnos a sobrevivir en esos periodos. El “chorrito de la ducha” es uno de ellos.

foto pxhere. CC dominio público.

¿Qué es el chorrito de la ducha?

Al hablar del “chorrito de la ducha” seguramente a muchas de ustedes se les formará una sonrisa, pues han gozado en carne viva este pequeño placer. Pero en caso de no saberlo, podríamos definirlo como una especie de hidromasaje masturbatorio, una práctica fácil de llevarla a cabo en la cotidianidad y de incorporarla incluso cuando tenemos poco tiempo, pues siempre tendremos al menos 10 minutos diarios para darnos un baño.

Además del factor temporal, lo mejor del “chorrito de agua” es que puedes obtener tanto los beneficios de la masturbación como los del hidromasaje, entre los que cuenta:

  • Al darte placer sexual se libera dopamina, una sustancia química asociada al bienestar, según un artículo de BBC.
  •  Alivia el estrés. “Todo lo que ayuda a relajarse tras una dura jornada, ya sea una sesión de yoga o un masaje en los pies, funciona igual”, explica la doctora Lauren Streicher a Huffington post, y agrega que “no tiene por qué ser algo sexual, pero el sexo y la masturbación son medios muy eficaces para desestresarse”. ¡Así da gusto liberar tensiones!
  • Por otra parte, una ducha revitaliza el cuerpo y la mente. El agua tibia es la mejor aliada contra el dolor de piernas y fatiga mental, además de combatir la depresión, ya que activa la zona del cerebro que produce noradrenalina , sustancia que alivia esta enfermedad, de acuerdo a la información que entrega Bienestar 180.
Imagen: Pixabay/ CC

Pero más allá de los beneficios para la salud, un acto de goce siempre puede mejorar nuestra actitud ante la vida, además, el placer por el placer no tiene nada de malo, saquémonos esa idea culposa de la cabeza.

El “chorrito de agua” es un detalle hedonista que refuerza la complicidad que tenemos con nosotras mismas, a partir de este tipo de intimidad podemos establecer una relación más cercana con nuestro cuerpo, y por qué no, despertar nuestra sensualidad y darnos un orgasmo al empezar el día.

Imagen: Pixabay/ CC

Dolphi, en el foro de enfemenino comenta:

“Súper opción de orgasmo…. Hace sentir muy bien. Creo que alcanzas uno de los orgasmos más ricos que puedas tener, porque como el chorrito nunca se cansa, tú puedes seguir sintiéndolo todo lo que quieras… Eso sí, se agarra como un vicio y a cada rato quiero estarme bañando. Además, si estas con tu pareja después de esto, se vuelve riquísimo y disfrutas bastante, pues quedas súper sensible ante cualquier movimiento de él”.

Muchas chicas disfrutan de esta práctica  ¿y tú que esperas para condimentar tu ducha cotidiana con un “chorrito de agua”?

 

 

 

 

 

 

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *