Razones rosadas para leer “El azul es un color cálido”

Cualquiera puede contar un culebrón romántico. Nos gusta “lo amoroso”, lo consumimos y queremos vivirlo a cabalidad. Sin embargo, existe una sobreexplotación rosada que ha viciado el amor en nuestros tiempos, donde el placer y goce de este sólo se resume en una propuesta morbosa de triángulos, infidelidades y el consumo compulsivo de fantasías sobre “medias frutas” que prometen salvarnos de nosotros mismos y del acecho de la soledad eterna.

¿Pero qué pasa con los detalles? ¿ Y la cotidianidad que muchas veces arrojamos por la borda al no cumplir las expectativas de amor perfecto que han moldeado nuestra mente?. “Le bleu est une couleur chaude” o en español “el azul es un color cálido”, es una novela gráfica que impregna el amor en detalles simples y sutiles.

Imagen: Julie Maroh. El azul es un color cálido

A través de un estilo de dibujo sencillo y elegante, Julie Maroh nos cuenta la historia de Clementine y Emma, dos mujeres que se enamoran en una sociedad prejuiciosa y moralista que encadena corazones e intenta normar la forma en las personas deben sentir.

Maroh nos introduce en un ambiente creado por trazos sencillos y teñido por colores apagados o grises, en el que logra hacernos palpitar el corazón ante la aparición en escena de un azul brillante, color que Clement simbolizó como el amor, debido al tono de pelo y los ojos de la mujer que ama.

Es en este cómic donde el director Abdellafit Kechiche basó su exitosa película La vida de Adele, un film que si bien ha sido aclamado – y personalmente considero bueno en muchos aspectos-, no logra transmitir del todo la peculiar intensidad de “El azul es un color cálido”.

Más allá del drama central, el valor de esta obra radica en que a través del juego con los colores y las escenas cotidianas, además de sacarnos suspiros, logra evocarnos todo tipo de sensaciones. Es interesante la historia de amor de las protagonistas, pero es delicioso como habitan y viven sus sentimientos en detalles tan usuales como una sonrisa, un objeto o pequeños gestos corporales que la autora nos entrega en las imágenes que llenan cada página, lo que permite prescindir  en gran medida del lenguaje escrito.

Imagen: El azul es un color cálido

Sin duda “El azul es un color cálido” deja corto a cualquier amor rosado, por lo que es una pieza ideal para estas tardes de invierno, en las que en vez de seguir el rollo farandulero o alguna trillada comedia yankee podemos abandonarnos a ese “gustito al amor y al drama”, darnos el placer de sentirlo a cabalidad, cubrirnos de nostalgias y recuerdos despertados por esta historieta que nos remece la mente y el cuerpo.

Descarga este cómic pinchando aquí  y más abajo encontrarás el trailer y el enlace a la película “La vida de Adele”.

Película online click aquí

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *